BOXEO: DEL PUÑO LIMPIO A GUANTES

En el año 1867 se aplicó la regla del marqués Queensberry, un apasionado del boxeo, implantó varias normas entre ellas, el uso imprescindible de guantes.

Todo empieza en abril de 1714, Jack Broughton, púgil de 36 años participó en un combate de boxeo a puño desnudo, a partir de ese momento habría un cambio en el estilo del boxeo.

Broughton con 90kg y 1.80m luchó contra George Stevenson, el cual tenía mejor juego de piernas y lanzaba los golpes con mucha más rapidez pero esto no fue suficiente para declararse ganador, ya que el peso pesado de Broughthon resultó decisivo para su victoria.

El combate finalizó cuando este derribó a Stevenson dándole un golpe directo debajo del corazón. Este último fallecía una semanas más tarde, a causa de las lesiones ocasionadas durante el combate, Broughton fue entonces, cuando decidió comprometerse a que haría todo lo que fuera posible para que este incidente no volviera a pasar.

Dos años después, Broughton abrió en Londres un campo de boxeo, y fue entonces cuando escribió un reglamento con el fin de transformar el boxeo en un deporte, haciéndolo más humano y científico.

Hasta ese momento el boxeo tenía una combinación bestial entre lucha libre y combate a puño limpio. El reciente reglamento vetaba los golpes al rival por debajo de la cintura y cuando estuvieran en el suelo.

Cada round finalizaba cuando uno de los púgiles vencía al otro. Al púgil tumbado se le otorgaba medio minuto para que se pudiera recuperar y continuar, después de esto debía tocar con el pie, una señal marcada con tiza dibujada en el centro del ring. Si después del tiempo concedido, el púgil no lograba llegar a la línea, se le proclamaba vencido. Además las llaves sólo se podían llevar a cabo por encima de la cintura.

Broughton incluyó, también los primeros guantes de boxeo. Con esto lo que buscaba era prevenir que los púgiles tuvieran molestias en los ojos llenos de morados, tuvieran mandíbulas rotas y narices ensangrentadas.

Pero aún así, los guantes sólo se utilizaban en las demostraciones de boxeo, ya que en los combates se seguía boxeando con puños desnudos.

Muchas veces lo que ocurría cuando en un combate estaba en juego grandes sumas de dinero, era que el público entraba en el ring cuando veían que su púgil, por el cual habían apostado, estaba en peligro. Para que esto no ocurriera, Broughton incluyó unos cuadriláteros de madera y lona situados a 1.8m sobre el suelo.

Este reglamento siguió empleándose, siendo modificado a lo largo de los años, hasta el 1838, en el cual se le rebautizó como Reglamento de los Torneos de Boxeo en Londres. En 1867, se implantó las reglas del marqués de Queensberry, gran admirador del boxeo. En este nuevo reglamento, aún vigente, incluyó el uso obligatorio de guantes y prohibió que se llevaran a cabo técnicas de lucha en el ring y decreto que los rounds durasen tres minutos.