Arbitraje en el Kick boxing

Al igual que en el boxeo, en el kick boxing encontramos un comité arbitral formado por tres árbitros de mesa / jueces y un árbitro principal, que es el que esta dentro del ring.

Hay varias maneras para puntuar, si bien la más conocida es la puntuación apoyada en factores de 10.

Es decir, 10-10 sería empate, con 10-09 ganaría la esquina con 10 puntos, y con 10-08 sería cuando encontramos bastante desigualdad de nivel y cuando hay una cuenta de protección.

Mayormente, se utilizan “cuenta patadas” para confirmar que se llevan a cabo el mínimo de patadas por asalto.

Encontramos diferentes reglas al respecto según la organización, pero la mayoría de veces se permite recuperar patadas en asaltos posteriores.

El árbitro que esta dentro del ring, es quien tiene la última palabra, y en caso de que en algún momento dude, debe respaldarse con los jueces.

Mayormente encontramos un par de personas adicionales, como sería el juez central, que es quien lleva la suma de puntuaciones.

Un cronómetro es importante para detener la cuenta en casos de tiempo muerto y tocar la campana cuando empieza y acaba un asalto.

La normativa en la competición de kick boxing amateur decreta un máximo de tres asaltos de tres minutos, pero esto es variable.

En campeonatos finales suelen ser tres asaltos de dos minutos de duración.

Sin embargo para combates de exhibición se pueden llevar a cabo dos asaltos.

Y para la normativa en el kick boxing profesional, las peleas que no son de campeonato suelen contar con tres asaltos, a diferencias de las peleas que sí lo son, que cuentan con cinco asaltos.

Cada uno de estos asaltos tienen una duración de tres minutos, con un minuto de descanso entre asalto y asalto.