Beneficios en la práctica del Tai Chi en Madrid

Madrid es una ciudad que gracias a su gran diversidad cultural y tamaño demográfico, se considera una de las principales Metrópolis de Europa, superando sus carencias históricas y renovando su potencial hasta consolidar el proyecto de convertirse en una capital económica y cultural de rango internacional.

Mientras el desarrollo urbano sigue apropiándose de territorios periféricos y definiendo una nueva organización, Madrid aprovecha para mejorar infraestructuras.

Pero también debido a esto, las personas se ven involucradas en un ambiente tóxico y no solo por la contaminación, si no también por el estrés laboral y la movilidad en el transporte privado y publico.

Muchas personas no tienen el tiempo suficiente para dedicarse a la practica de alguna disciplina deportiva o por lo menos un gimnasio, lo que los lleva a tener un vida agobiante y un estado físico muy poco saludable.

Uno de los estilos de arte marcial que genera tanto un cambio físico como un cambio emocional es el Tai Chi que es un estilo tradicional que se compone de movimientos que combinan suavidad y dureza con lentitud y rapidez, y que se adhiere a los principios filosóficos Taoístas del Yin y el Yang.

Los ejercicios de Tai Chi regulan todos los sistemas corporales, mejorando la digestión, la respiración y la circulación. Además puede ayudar a la reducción del estrés.

Pueden practicarlo personas de todas las edades y niveles de forma física. Los movimientos pueden hacerse despacio y suave para mejorar la salud y relajarse, o rápido y con fuerza para mejorar la condición física y los sistemas de defensa.

Este estilo tradicional marcial, lo puedes practicar tanto en gimnasios cerrados, como en lugares abiertos y naturales, lo cual le permite al cuerpo un nivel mayor de concentración y relajación.

En Madrid existen muchos lugares en espacios libres para su practica, como también grupos de personas de todas las edades que se reúnen en lugares específicos y comparten sus problemas antes de comenzar una clase y al terminarla, comparten la solución racional y espiritual que aplicaran ahora a sus vidas.