DEFENSA PERSONAL SANT BOI: EL MIEDO FISIOLOGÍA Y PSICOLOGÍA

“El miedo solo tiene un objetivo: tu supervivencia”

Es la reacción psicológica y física ante cualquier peligro:

- No sentir miedo, aunque has estado ante un gran peligro.

- Sentir miedo, aunque el peligro no sea real, sólo está en tu mente.

El miedo desencadenará la reacción fisiológica (taquicardia, hiperventilación y sensación de ahogo, mareo, midriasis, relajación de esfínteres, dificultad para pensar, temblores, pérdida de la motricidad fina,…).

El miedo psicológico nos genera “pensamientos” de muy negativos (“me quieren atacar, me quieren matar”,…). El miedo es normal, nos protege de peligros, pero también nos impide hacer cosas.

Hay diferentes maneras de reaccionar frente al miedo: Atacar, Huir, quedarte bloqueado.

El agresor utiliza la estrategia de atacar de manera psicológica con el objetivo de que su ofensa sea más fácil posible. Normalmente los recursos que utiliza: aspecto, gestos intimidantes, gritos, insultos, amenazas, empujones, mostrar un arma,…

-El bloqueo mental es perder la capacidad de decidir y reaccionar. Esto se debe a que el cerebro entra en un proceso de duda causado por el miedo. El cerebro “duda”: ¿Qué hago?; ¿Servirá del algo?

El objetivo del que agrede es provocar miedo a la víctima para que su mente se bloquee.

¿Cómo gestionar el miedo y vencer la guerra psicológica?

-Deberás de entender que los sentimientos fisiológicos del miedo (taquicardia, temblores…) son normales y nos ayudan a sobrevivir. No se pueden evitar, aunque si podrás minimizarlos si practicas Defensa Personal Sant Boi.

-Ante un agresor, siempre este querrá "provocar miedo”, esa será su estrategia ante la víctima, para que este no ofrezca resistencia. Ante esta situación piensa siempre que puedes vencerle.

-Si mantienes tu mente ocupada, buscando una solución y centrándote en sus puntos débiles y tus fortalezas. No dejes que tu mente te paralice, tú puedes controlar a tu mente, no dejes que ella gane la batalla.

-Siempre piensa en tener una “actitud de supervivencia”. Tus ganas de seguir viviendo.

¿Cómo debo actuar ante una agresión?

Lo mejor es buscar una solución diplomática. Un buen "negociador" es capaz de conseguir su objetivo incluso en las situaciones más inverosímiles. No obstante, no siempre es posible.

Consejos ante el agresor:

- Mantener la distancia y no bajar la guardia (manos cerca del rostro disimuladamente, cabeza ligeramente agachada, un pie retrasado)

- Descubrir que quiere, no dejar que se acerque, mantener la distancia de seguridad.

- No negarle rotundamente (aunque no pienses aceptar sus exigencias)

- Pre-establecer tus límites (debes saberlos de antemano, para reaccionar instantáneamente en el momento que los identifiques)

- Si no funciona, no insistas

- Atacar (o escapar) por sorpresa.

Y recuerda, cuando menos lo esperamos, la vida nos coloca delante un desafío que pone a prueba nuestro coraje y nuestra voluntad de cambio.