Defensa personal

Las técnicas que se utilizan en defensa personal son procedentes de las artes marciales tradicionales y mejoradas con el tiempo, tienen como finalidad llevarse a acabo en su máxima eficacia y así adecuarlas a las situaciones reales de la vida.

Se trata de un conjunto de técnicas usadas para parar una acción de ataque contra otra persona o a un tercero.

En defensa personal se suelen usar técnicas sencillas, intentando eludir aquellos movimientos que son más enrevesados.

Se usan patadas, bloqueos, golpes, retenciones y palancas con el fin de reducir al contrario rápidamente, reduciendo el tiempo de lucha para evitar riesgos y disminuir diferencias físicas.

Con la práctica y la preparación del kickboxing se puede conseguir aprender de manera rápida defensa personal eficaz, además de mejor nuestro estado físico.

La situación idónea, es claramente eludir y rehuir de situaciones en las que nos podemos exponer al peligro.

Para poder ir un paso por delante de estas situaciones, debemos de conocer el entorno en el que estamos y tener en cuenta varios factores:

-La hora en la que salimos
-Por donde nos movemos, el entorno.
-Tener cuidado por los sitios donde circulamos
-Las personas de nuestro alrededor
-Si vamos en coche, vigilar la zona donde aparcamos el coche y más si es de noche
-Fiarnos de nuestro instinto, si localizamos o intuimos peligro, retirarnos del lugar
-Tener números de familiares de emergencia en el móvil
-Evitar la rutina
-No enseñar objetos de valor

Si nos encontramos en una situación del peligro, donde el atacante lleva un arma, no debemos hacer que incite a este a ponerse más nervioso, ni ponernos más nerviosos a nosotros mismos, y menos aún intentar reducirlo, a menos que sepas que podemos hacer y estemos totalmente seguros de poder hacerlo.

Todo esto es importante para evitar el enfrentamiento contra cualquier agresor y más hoy en día que muchos de ellos están armados.