Estilos animales en el Kung Fu

Podemos encontrar diferentes estilos en la práctica del kung fu, podemos encontrarnos con los que se realizan repitiendo los movimientos de algunos animales.

Dentro de los más significativos, aparecen aquellos que hacen referencia a 7 individuos distintos:

Estilo del Dragón:
Suele utilizar muy a menudo posturas a través de giros y en zigzag, de manera circular.

Además a menudo trabaja mucho con los dedos y puños, lo que facilita aportar golpes o bloquear los ataques del contrario, de igual manera que, golpear en los puntos débiles del mismo.

Estilo de la Grulla
La idea principal se basa en el equilibrio. Gracias a la simultaneidad de las extremidades del cuerpo, se pretende neutralizar el estado del contrario. Lo movimientos como patadas y las palancas de torción, son comunes en este estilo.

Estilo del águila
Este es el modo más leve de embestir a los contrarios, por medio del uso de los dedos y las muñecas sobretodo. Una de sus características, es la simulación de las garras de un águila, que pueden abrirse y cerrarse varias veces para pelear antes de que el contrario pueda darse cuenta.

Estilo del tigre
Sus posiciones son iguales a las del estilo del águila, menos por que en este caso cambia el movimiento de las manos y los brazos.
Imita las garras del tigre para realizar ataques fuertes y agresivos, donde el objetivo es romper con el contrario.

Estilo del mono
Maniobra diversas volteretas y saltos, los cuales recuerdan a los monos. Además es común la inclusión de patadas, así como de posiciones enérgicas y ágiles que quieren vencer a los contrincantes.

Estilo de la Mantis Religiosa
Se centra en los movimientos comunes que se pueden observar en este tipo de insectos. Es muy conciso y eficiente.

Estilo de la serpiente
Uno de los estilos más flexibles y rápidos. Se centra en dar con los puntos débiles del enemigo de la manera más rápida posible.