Fuerza en tai chi chuan

El tai chi chuan escapa de la lucha directa, fuerza contra fuerza. No se tiene un mucha consideración la fuerza bruta producida de la contradicción muscular. En su lugar, se opta por utiliza un tipo de fuerza que proviene de la intención de expandir el músculo, en vez de contraerlo.

Aún así, se busca la unificación de todo el cuerpo en el movimiento, eludiendo la fuerza segmentada. Esto quiere decir, que no se utiliza la fuerza de la pierna, brazo o torso sino que se utilizan todas ellas juntas en cada movimiento.

El desplazamiento total en cada articulación muscular será reducido, pero la totalidad de todo el conjunto, facilita la amplitud necesaria, junto a una gran potencia.

Todos estos componentes, actuando juntos, requieren moverse de un modo particular, que para nada es natural, y que necesita un aprendizaje y entrenamiento muy exigente.

Eso sí, desde el punto de vista del tai chi chuan se cree que es el método más eficiente, dando mejores resultados y mayor eficacia mecánica.

Hay dos tipos de fuerza, la rígida y la elástica, se diferencia en que la fuerza rígida se lleva el cuerpo en tensión, contraído.
Las articulaciones están comprimidos, presionando un hueso con su contiguo. Al pegar, se siente en el puño el impacto en la misma medida que el rival en su cuerpo. Al golpear se mueve toda parte del cuerpo.

Sin embargo al golpear con fuerza elástica, todo el cuerpo se coloca en actitud de expandirse en direcciones opuestas, lo que “separa las articulaciones”. El choque del golpe sacude al rival y es moderado en el espacio generado entre articulaciones. La sacudida del golpe difícilmente afecta al cuerpo.

Esta es una manera simple de comprobar si hacemos las cosas de una manera u otra.