Historia del Judo en Madrid

El Judo es un arte marcial, que surgió de ciertas modificaciones introducidas en el Jiujitsu por Jigoro Kano (1860 – 1938), que dedicó la mayor parte de su vida a desarrollarlo y a promoverlo en cada rincón.

Siendo aún muy joven, comenzó a practicar el Jiujitsu y a convertirse en un auténtico maestro, para luego introducirle algunas modificaciones, que comenzó a mostrar y enseñar a otras personas a partir de 1982 en el Instituto de Judo Kodokan en Tokio.

Hoy en día este Instituto sigue siendo la autoridad internacional más importante de este arte marcial y deporte, a pesar de la existencia de Federaciones y otras instituciones que se supone deberían de tener una autoridad y un poder más importantes.

Ju es “la suavidad” o “la manera de ceder” y do significa “principio” o “camino”. Por lo tanto, judo significa “el camino de la suavidad”. El nombre fue escogido en su día por su significado, Kano ponía por encima de todo o de casi todo el entrenamiento en el ataque y en la defensa para que pudiera ser una forma de vida.

La difusión del judo no fue fácil, durante un determinado tiempo los discípulos de Kano como Yamashita, Yokyama o Saigo, tenían que someterse a continuas confrontaciones con los jui-jit-sukas para demostrar la superioridad ante estos últimos.

Las aplastantes victorias del judo en estas confrontaciones origina una gran expansión del mismo; por el contrario, para el jiujitsu supone la total desaparición.

Por mucho tiempo el Judo pasó totalmente desapercibido para el gran público, hasta que en 1886 una competición disparó su fama. En esa competición celebrada en Tokio, la Policía de la ciudad venció a una de las escuelas más famosas a nivel mundial de Jiujitsu. A partir de ese momento el judo comenzó a formar parte de la actividad física.

En Europa se realizó la primera demostración en 1889, con motivo del viaje que realizó Jioro Kano por diferentes países. Durante los primeros cinco años del siglo pasado varios instructores japoneses abrieron clubes en Europa, como la escuela japonesa de Oxford St.

En España, en el año 1946, aparece la figura del Príncipe Acosta, que en la calle Fuencarral de Madrid da clases de judo a un grupo de deportistas.

En 1947 este deporte adquiere verdadero auge, con la figura del peruano Alfredo Bartolomé, cinturón Negro 2Q dan. Bartolomé se instala en Madrid, fundando el Bushido-Kwai, sito en la planta baja de Recoletos 4, junto con Fernando Franco y Antonio Burrieta, entre otros.

El primer Campeonato de Europa se celebró en París en 1951. Las categorías estaban organizadas por cinturones y por equipos. En 1964 comenzó a formar parte del programa olímpico y en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, se incorporó el Judo femenino al programa.