HISTORIA DEL KICK BOXING

El Kick boxing Viladecans , deporte de combate japonés en el cual se combinan las técnicas del boxeo con las de algunas artes marciales como por ejemplo el karate y el muay thai.

Relacionado con el antiguo arte del muay thai, pero sin el uso de golpes de rodilla y codos, que no son permitidos, siendo así similar al boxeo tailandés moderno o thai boxing. No está considerado como un arte marcial formativo tradicional o Gendai Budō por excelencia, sino un deporte de combate.

Se considera que un luchador de kick boxing es una competencia reñida para los demás peleadores de lucha en pie, que prefieran otros tipos de deporte de contacto o artes marciales, por la resistencia física, contundencia, y aguante a los golpes de sus practicantes.

Actualmente es uno de los sistemas preferidos y de mayor divulgación en el desarrollo de la lucha en pie, siendo preferido en las artes marciales mixtas combinadas o MMA / AMM.

Osamu Noguchi era hijo de un campeón de los Pesos pesados en Boxeo. Desde niño había practicado dicho deporte hasta que sufrió una lesión en la espalda y tuvo que abandonarlo. Se convirtió en promotor y organizador de peleas de boxeo en Japón y realizó varios viajes a Tailandia dónde conoció a Naront Siri, maestro de Muay Thai. Al tener también buenas relaciones con Masutatsu Ōyama, fundador del que sería el Karate estilo Kyokushinkai, decide organizar una pelea entre los thai-boxers y los karatekas de Oyama, entre los que se encuentra Kenji Kurosaki, mano derecha del propio Oyama. Una vez en Tailandia, se suceden tres combates; dos de los cuales los ganan los japoneses y el propio Kurosaki pierde contra el rival tailandés por un golpe de codo descendente. En ese momento, Noguchi comienza a planear la adaptación del Muay Thai en Japón; a principios de los años 60, Kurosaki, Siri y Noguchi llaman al nuevo deporte "Karate Boxing", sin mucho éxito en Japón. En 1968 es cuando al nuevo deporte se le llama Kick Boxing y se funda la primera federación en el mundo, en Japón.

Al principio, los lanzamientos y otros golpes propios del karate tradicional japonés, eran válidas en el kick boxing Viladecans, así como; golpes de codo, los talonazos a las pantorrillas, además de las técnicas de retención de los brazos para golpear con las rodillas, que son válidas en el muay thai. Más tarde, estas técnicas dejaron de ser usadas y consideradas como no válidas, en la nueva disciplina, de carácter puramente deportivo y competitivo.

La Asociación de Kickboxing se fundó en Japón poco después. El kick boxing Viladecans fue un éxito, y se volvió muy popular en Japón, y pronto fue transmitido en televisión. Tadashi Sawamura fue uno de los primeros kickboxers más conocidos. Cuando este se retiró, el “boom” pasó en Japón y el Kick boxing perdió su popularidad. El kick boxing no ha vuelto a aparecer en TV desde que el reconocido torneo K-1 comenzó 1993. En 1993, fue cuando Kazuyoshi Ishii (antiguo maestro de karate kyokushin, y fundador del Seidokan Karate) creó el torneo K- 1 bajo unas reglas especiales de Kick Boxing (sin golpes de codo, y sin agarres al cuello). El Kick boxing Viladecans volvió a hacerse famoso hasta nuestros días.

Este deporte no puede ser considerado un arte marcial, sino un deporte de contacto, ya que no posee o promulga una filosofía; con técnicas de boxeo y técnicas de piernas muy similares a la del thai boxing. Difiere de las técnicas de piernas del Taekwondo ya que las mismas son percutidas en su ejecución a diferencia de las técnicas de piernas del kick boxing y del kárate que son penetrantes en su ejecución (claro ejemplo de esto es la patada circular del kick boxing arma principal en el arsenal de las técnicas de pierna la cual se golpea con el extremo de la tibia con la pierna semiflexionada lo cual le da a la pierna un efecto penetrante similar al de un bate de béisbol.