JIU JITSU: “Nombre que por su violencia adquirió mala reputación”

El Jiu Jitsu, encuadrado en el contexto de las artes marciales más tradicionales y puristas, se nutre de técnicas provenientes del “Sumai”, el antecesor del “Sumo”, la emblemática lucha libre de corte sintoísta donde dos contrincantes

se enfrentan en un área circular.

Tales técnicas hunden sus raíces en el Japón feudal del siglo XIII; pero es a a partir del siglo XVII cuando las competiciones de lucha libre llegan a ser muy populares, introduciéndose el principio del Jiu Jitsu entre las clases no militares. Podríamos decir que nace ahí la dimensión más deportiva, y no bélica, de este arte.

Partiendo de los conocimientos marciales de los refugiados que huyeron de la dinastía manchú en la antigua China, y de las técnicas marciales que desarrollaron diferentes clanes feudales a partir del combate en armadura (“Kumiuchi”), el Jiu Jitsu incluye principalmete técnicas como luxaciones articulares, golpes, patadas, rodillazos, esquivas, empujones, proyecciones y derribos.

Conviene señalar que la práctica moderna reconoce este arte, en todo momento, como un deporte de defensa sin armas, que emplea sólo técnicas de fuerza corporal en las líneas indicadas, manteniendo unos límites que salvaguardan la integridad física y la seguridad personal de los participantes.

La llegada a España del Jiu Jitsu es muy reciente, y se debe a Manu García, que entre 1994 y 1999 se entrenó en él con Royce Grace en Torrance (USA), y a su regreso a España abrió una Academia en Asturias.

En el caso de Madrid, su importador fue nada menos que Fabricio Werdum, dos veces campeón del mundo de Jiu Jitsu, también campeón europeo y cinturón negro del mismo. A sus diecisiete años, también en la década de los 90, se instaló en la ciudad para reunirse con su madre, que vivía en ella desde hacía unos años, y empezó a enseñar esta especialidad, montando la Academia “Bershing”.

Hoy se pueden encontrar en la capital de España varios centros donde se imparte, como el emblemático “Gimnasio Metropolitano”, cerca del Consejo de Seguridad Nuclear, donde se prepara los futuros participantes en la competición. Y se puede contar también en la ciudad con buenos maestros, como Mariano Sancho, en el “Gimnasio Bravo Murillo 160″; Ángel Gasco, en el “Gimnasio Ejercicio y Deporte” de la calle Amparo Usera; y Jorge Cuevas, en el “Kimura Sport”.

Jiu Jitsu: “Compendio de varias artes marciales muy tradicionales y puristas como el Judo, el Karate-do y el Aikido”. Como ejemplos más representativos.