La diferencia de entrenar por tu cuenta o tener un entrenador personalizado

Hoy en día el aumento de personas interesadas en mejorar su rendimiento físico y aumentar su capacidad de autocontrol por medio de diferentes deportes o estilos de arte marcial, ha tenido un gran aumento en personas de todas las edades, principalmente en los adultos jóvenes que debido al estrés laboral y otros factores, deciden introducir a sus vidas nuevos elementos que les permiten descargar la energía negativa del día a día.

Pero no todas las personas tienen la capacidad física ni el tiempo para asistir a un gimnasio, sea por que no tienen conocimiento de cómo entrenar su cuerpo, o no sepan que deporte en si es el que les gusta. Este tipo de personas suelen caer en rutinas aburridas y extenuantes que lo que finalmente logran es reventarlos y aburrirlos pasados un par de días o semanas.

Por eso es importante tener una buena asesoría profesional al momento de iniciar un deporte o un entrenamiento, así sabremos como manejar nuestro cuerpo y a entender lo que nos pide, comprendiendo el limite al que podemos llegar y hasta que punto es necesario continuar con una misma rutina o deporte.

A diferencia de las clases con un entrenador personal, la ventaja más importante del gimnasio suele ser la gran variedad de material que ofrece (bancos de musculación, máquinas de romp, esterillas, bicicletas elípticas, barras, pesas, etc).
Algunos gimnasios desean siempre situarse por delante de la competencia y a menudo invierten en la compra de máquinas de última tecnología.

Otros, proponen a veces algunos servicios para completar el entrenamiento, como una piscina, una sauna o una sala de masajes.
Los gimnasios suelen ofrecer distintas tarifas a menudo bastante flexibles.

Cuando recurres a un entrenador personal para clases privadas, este se adaptará a ti. Es decir, que, en función de tu disponibilidad, de tus días y tus horas libres, fijará las clases para no perturbar demasiado tu horario habitual.

Gracias a esta flexibilidad, evitarás tener que estresarte, y acabarán esos interminables minutos atascado en el tráfico o intentando buscar un sitio para aparcar.

Otra diferencia con el gimnasio es que el entrenador estará presente para motivarte de manera personal. Este es sin duda un punto a favor importante, ya que seguro que durante el entrenamiento tendrás momentos de decaimiento.