LA LEYENDA DE NAI KHANOM THOM

Durante el año 1764 y a punto de finalizar el periodo Auythaya, bajo el reinado del rey Prajow Akatasana, la capital del reino fue embestida y controlada por la armada de Birmania ( los grandes enemigos de los Tailandeses).

Dirigida por el Rey Ungwa Mangra y con una asalto masivo, la capital del reino de los Auythaya, fue asaltada y derribada, a consecuencia de esto miles de tailandeses fueron cogidos presos, entre ellos varios guerreros.

La historia del Muay Thai es emocionante, y una de las leyendas más famosas es, sin duda, la del gran Nai Khanom Thom, un guerrero simple, directo, que fue querido por su gente y transformado en héroe nacional.

La historia cuenta que, durante el asalto de la capital por la armada de Birmania, este guerrero fue hecho prisionero, y pasó a ser un esclavo y conducido a Rangún para ser vendido como tal.

El destino decidió que el rey de Birmania, estuviera allí dirigiendo unas fiestas religiosas, estas duraban siete días y siete noches.

Durante estas mismas fiestas, se llevaban a cabo representaciones de teatro, música, y artes marciales.

Los Birmanos considerados guerreros duros y orgullosos, crearon y perfeccionaron su propio estilo de lucha llamado Parma, hoy en día conocido como boxeo birmano.

Por eso mismo, quisieron enfrentar a un luchador birmano contra un tailandés para evidenciar su superioridad delante de su rey y señor.

Fue entonces cuando decidieron reunir a todos los esclavos tailandeses de la ciudad para que escogieran a un campeón.. la elección fue total, entre los prisioneros se encontraba un noble guerrero tailandés, fuerte entre los más duros llamado Nai Khanom Thom.

La pelea se llevó a cabo la noche del 17 de marzo de 1774 en presencia del rey Mangra, pasando a ser ganador el guerrero thai sin atenuantes.

Ante el veloz triunfo del enemigo thai, los birmanos lo pusieron a luchar contra otro, y otro, y así sucesivamente hasta llegar a once.

Derrotados todos, fue entonces cuando el rey convoco al Gran Maestre de la ciudad de Yakai, prometiéndole así libertad a Nai Khanom Thom si lo vencía, cosa que hizo con sorprendente facilidad.

Es desde entonces, que cada 17 de marzo, el pueblo tailandés rinde homenaje a su héroe, que simboliza el valor, el coraje y la determinación del pueblo.