No eres débil: defensa personal femenina

Defender la propia integridad es algo innato: cualquier persona sometido a presión y que se sienten en peligro hará cualquier cosa para conservar su vida.

La defensa personal femenina se ocupa de despertar y activar los mecanismos.

Y no sólo se trata de un conjunto de técnicas, sino de la actitud, y por eso, es muy importante trabajar de forma continua, y no sólo la forma física o técnica, sino el aspecto preventivo.

La defensa personal femenina, no tendría que focalizarse en la contundencia, sino que es más importante saber caer al suelo sin hacerse ningún daño, o saber esquivar o simplemente dar un golpe de forma correcta.

Tener en cuenta una técnica sencilla, habituarse al contacto físico o desde luego hacer uso de la defensa personal pasiva, son tips a tener en cuenta ante una defensa.

Hay que afrontar correctamente el apartado físico de la defensa, es proceso de las técnicas necesarias para la defensa personal, el trabajo de pie, en el suelo, con objetos cotidianos, entre otras técnicas.