Participación femenina en Muay Thai

Antaño, cuando el muay thai se usaba como método de combate utilizado por los antiguos siameses, mujeres conocidas, luchaban junto a los hombres por su tierra.

Más tarde, pasado los años, este estilo de combate pasó a ser característico de guerreros masculinos.

A principios del siglo XX, varias mujeres ya habían combatido en varios lugares de Bangkok, pero sin ser un competencia organizada.

La resistencia de la mujeres que combaten, se cimenta en convicciones religiosas que apuntan únicamente a creencias religiosas, se basa en que la simple presencia de las mujeres resulta inexcusablemente una ofensa a las fuerzas espirituales que protegen el ring.

Por eso, antiguamente, las mujeres tenían prohibido tocar o incluso acercarse a un cuadrilátero.

Se creía que su mera presencia en zona de lucha traía mala suerte, tanto a los competidores como a los espectadores, por eso su presencia se tenía bastante en cuenta.

Hoy en día, las mujeres compiten por títulos en Tailandia en igualdad de condiciones que los hombres. Aunque hay una desvalorización a diferencia de los hombres, ya que las mujeres no reciben bolsas de dinero tan significativas como los hombres.

Esto quiere decir, que la mayoría de las mujeres siguen teniendo un empleo ocasional, o concuerdan las actividades domésticas con su formación.

También existe una regla tradicional, los hombres no pueden entrenar o pelear en el ring de la mujeres, ni viceversa.

Otro punto en el que la mujer se encontraba en una posición diferente a la de los hombres, es que las mujeres tenían que entrar en el ring entre las cuerdas, desde el medio o bajo las cuerdas. Tenían prohibido entrar por las cuerdas superiores como lo hacen los hombres.

Hoy en día esa norma tradicional tailandesa, ya ha sido gradualmente dejada de lago, dado que muchos países han dejado que las mujeres compitan en igualdad de condiciones que los hombres.