UNIFORME EN EL KUNG-FU

Como es común en todas las artes marciales, el kung-fu cuenta con ciertas reglas que crean una disciplina de primera categoría en él, una de estas, es el uso de un uniforme apropiado.

Cuando se práctica kung fu, no es frecuente que se exija que todas las personas lleven el mismo, dado que es suficiente usar ropa cómoda y deportiva que posibilite fluidez en los movimientos.

El uniforme típico del kung-fu, pueden usarse en varios colores, según la institución de aprendizaje a la que se integre o según la preferencia de los practicantes.

El uniforme tradicional, esta compuesto por una camisa y un pantalón holgado.

Es habitual que la parte superior del uniforme, este formado por mangas corta y muy amplias, con aberturas en los dos lados y cuello redondo, siguiendo el estilo oriental, acompañado de diversos breteles horizontales a lo largo del pecho.

Estos breteles son siempre destacados con un color que resalta en el de la tela del uniforme.

Además, se incorpora una faja, que simboliza el grado o dan al que pertenezca el aprendiz.

Al conseguir las prendas típicas para practicar kung-fu, se tienen que asegurar de que no sea ajustado, ya que pueden dificultar las posturas, además tienen que ser acordes a la talla y sobretodo, cómoda.

Es mejor que el pantalón sea con elástica en la cintura, para eludir algún inconveniente a la hora de practicar los combates.

Asimismo, es aconsejable que se busquen telas cómodas y frescas para los entrenamientos, eso si, sin perder calidad.

En cuanto al calzado, no existe ninguna regla marcada.

Es habitual que los alumnos vayan descalzos o lleven algún calzado cómodo y ligero, que no simbolice ningún daño, a la hora de soltar patadas.